Moroccoff 2017 6ª Etapa bis

La ciudad perdida no eran más que unas viejas ruinas en lo alto de un pedregal que jamás nunca llegó a ser ni ciudad, realmente fue un poblado al lado Del Río y poco más. No tuvo explendor ni una importancia relevante, pero ahí está como un reto Motero marroquí, porque llegar hasta allí bien sabe él  que lo hace que lo es. 

Moha, nuestro guía local improvisado, nos indica en la lejanía por dónde debemos pasar para no tener problemas, él nos dejara en zona segura para poder proseguir. Lost city está en medio de un magnífico arenal y una pronunciada bajada, seguida de un fesh fesh de más de 50 metros nos aguarda. 

En aquella montaña tras cruzar el palmeral, debéis tomar la pista de la derecha junto a la ladera de la montaña, y os llevará a una pista de camiones donde cogen piedra de la mina que veréis al fondo, no tiene pérdida. Javier le repite una y otra vez, menos arena, menos fesh fesh? Si todo bien unos pequeños tramos pero poco. Veníamos de recorrer tramos de más de 300 metros de fesh fesh, aquel en el que salí por delante y me lleve la pantalla, por lo que si eran pequeños no habría problema. 

Tras dejarnos en un lago seco, nos despedimos y proseguimos camino en la dirección indicada. El palmeral se hacía cada vez más grande y aparecía majestuoso pero a Moha se le debió olvidar algo importante para él el poco tramo de arena, era para nosotros la playa de Normandía, enorme, inmenso…. y otra vez al suelo. Javier de tirón bailaba con la Gs como un bailarín danza un vals, mientras yo seguía vizco de un pie. 

Tras cruzar ese palmeral y tomar algo de resuello, vislumbramos la mina a lo lejos en la ladera y ese sería el rumbo a poner. La pista seguía con mucha arena y decidimos salirnos del track para atravesar una planicie de piedras, mucho más asequible para nosotros, y así llegamos a un punto en el que tendríamos que atravesar un río. No adivinábamos El Paso correcto cuando a lo lejos un Land Rover desciende de la montaña por una pista hasta llegar en frente de nosotros con el Río de por medio. 

​Javier ya ha encontrado la pista que lo cruza y se hunde en un pequeño tramo, no tendrá problema en salir pienso. Yo tiro y llego hasta la vera del Land Rover. Los nómadas nos dan instrucciones de cómo seguir hasta Merzouga de regreso por esa pista y cuando lo tenemos claro, Javier arranca da gas para salir del arenal y es cuando un intenso olor a embrague inunda el entorno. Sigue dando gas pero la moto apenas se mueve unos centímetros…. hasta que finalmente muere. Fumata blanca e intenso olor, un olor reconocible por mi, Embrague. 

​Rápidamente mi mente empieza a sopesar opciones de como salir de allí. Un angel nos ha enviado a estos 3 nómadas en un camello moderno lleno de caballos para sacarnos de allí. Al menos no estamos solos en medio de la nada, concretamente a 70 km de un lugar llamado Merzouga. 

Javier se hunde incrédulo de lo que acaba de pasar, se que en su interior está diciendo, no me lo puedo creer, no me puede estar pasando, la he cagado pero bien, y para nada tiene la culpa, estas cosas pasan y quizás con más experiencia no hubiera pasado, o si, pero la cuestión es que estábamos como estábamos y había que solucionarlo. 

​Al ver que estábamos a 70km ya supe que la tarde iba a ser muy larga y ocuparía parte de la noche, quizás la madrugada. Los pobres, pero bien aparecidos nómadas, proponen ideas y soluciones descabelladas pero todo vale. Es un brain storming en toda regla. Desde subir la moto al techo del Land Rover hasta remolcarla o dejarla para venir a por ella al día siguiente. Javier propone subirla al 4×4 pero es imposible no cabe se mire por donde se mire a no ser que solo entre la mitad. Ni desmontando media moto. Pero al mismo tiempo nos parece la más apropiada. La idea de subir la moto al techo tenía pocas posibilidades de éxito. Vale que subir es probable que lo consiguiéramos por los desniveles de la mina, como si de un muelle de carga se tratara, pero como la bajaríamos?  Necesitaríamos una grúa pluma y creo que en Hassilabieh no hay muchas por no decir ninguna en toda la comarca, imposible. 

Pues precisamente aprovechando un agujero a modo de muelle de carga el Land Rover recula hasta quedar casi a nivel ahora venía el Tetris más complicado del año. Marcha atrás metemos la moto no sin dificultad pero el manillar y el depósito son enormes, al menos debemos desmontar cúpula, manillar para poder dejarla apoyada en el cárter. Y dicho y hecho. En pocos minutos desmontamos todo. 

A pulso con cuerdas, se sujetaba la parte delantera de la Gs para no dañarla y poco a poco fue encajando hasta apoyarla en el asiento delantero, mientras la fijábamos con cuerdas y cinchas, que afortunadamente llevábamos. 

Antes de toda esta operación, el nómada más listuco, en cuanto supo nuestra intención de ir hasta Merzouga soltó la famosa frase: Combien? 

Yo sin querer hacer mucho caso supe que tendría que negociar  nuestra posición era la peor de todas o accedía a todo y nos llevaban o tendría que jugar también con su necesidad de pasta. Le dije que no sabía cuánto que él  dijera una cifra, así me ayudaría a tener la mano de la negociación o al menos a saber si tendría que barrer el desierto para poder pagar lo que pudiera. El titubeaba, era cauto, no sabia si pedir mucho y perder una buena operación o perder mucho y dominar la negociación. Me escribe en la arena 3000 dirham, 300€, evidentemente era una cifra desorbitada, o no, sabiendo la situación. Yo le digo que no le entiendo que me repita y cuando lo vuelve a escribir en la arena, le digo que no tengo tanto dinero encima es imposible. Mi turno, y también titubeo no sé si tirar mucho el precio podría ofenderle y negarse a hacer nada, la situación es compleja. Tímidamente le digo que me haga otra oferta que no quiero ofenderle, plantándose en 2000, 200€. Es cuando ya veo que puedo tirar más abajo. 1000 sería la cifra, mucho dinero para ellos, que es posible no lo hayan visto en meses y el para zanjar la situación lo cierra en 1500, 150€.  Cifra razonable y no podemos perder más tiempo negociando. Un apretón de manos basta para ponernos en marcha a montar la moto en el 4×4. 

Justo cuando tenemos la moto cargada aparece un flamante Mitsubishi blanco, en el van dos moros bien vestidos, se bajan y empiezan a hablar en árabe con los chavales para a continuación en buen castellano hablarnos. Hola amigo que ha pasado? Veo que tenéis un problema… Nos tememos lo peor que sea su jefe, lo es. Javier y yo nos miramos cómplices y en un susurro nos decimos este tío nos va a joder. 

Nos pregunta si hemos pactado precio y le digo que si que nos hemos dado la mano ya y nos llevarán a Merzouga. El nos dice perfecto, voy con vosotros. Les indica por dónde ir y nos adelantamos.

La moto se mueve mucho, va dando tumbos, debemos parar y volver a ajustar. Una vez hecho,  seguimos camino, yo voy al lado, en paralelo, mientras Javier en el todo terreno da más tumbos que la moto. 

Si apenas haber andado 3 km aparece de nuevo del Mitsubishi, indicándoles de nuevo ruta. Yo decido adelantarme un poco pues la moto está a 100º y quiero refrigerarla un poco. Acelero y el Mitsubishi me sigue. Incremento el ritmo pero no le pierdo, al final desisto porque es algo inútil. Tras unos km paro y el jefe me dice: voy a aquella otra mina a dejar a mi compañero y regreso a por ti, iremos juntos a Hassilabieh. Sin decir más acelera y se marcha, por suerte sería la última vez que le vería…

A lo lejos viene el Land Rover, la moto más sujeta va cómoda, pregunto cuantos km quedan y me indican 60… esto se nos va a hacer muy largo. 

​​​Cerca de las 23h fue cuando llegamos al Riad donde estábamos alojados, Riad Ouzine, allí nos estaban esperando para bajar la moto con unas rampas. Más de 30 min tardamos en desmontar la maraña de cuerdas y cinchas. Y luego entre 6 bajar la moto. Allí abandonada en el patio del Road, dormiría hasta que al día siguieron montáramos todo para subirla a la grúa, que esa será otra historia digna de contar. 

Anuncios

5 comentarios en “Moroccoff 2017 6ª Etapa bis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s