Desert Adventure, una grata experiencia.

13237776_10209282938209035_7112182821797603664_nEl día no comenzaba de la mejor manera, romper la “única” llave de la moto es de lo peor que te puede pasar sobre todo si ese modelo no está aún a la venta, y si, es lo que pasó por una torpeza mia. El exceso de equipaje en una maleta hace que intentes cerrarla, sin darte cuenta que la llave está puesta y haces palanca sin cerciorarte del daño. Resultado ya lo sabéis, llave rota y a empezar a sufrir para poder llegar a tiempo a la Desert Adventure de Almería.

El responsable de Ducati, mi tocayo Silván, hizo todo lo posible para poder solucionar el problema, pero la distancia era un problema y me tocaba a mi como responsable de mi propia torpeza solucionarlo, no quedaba más remedio habría que ir a Albuixec (Valencia) a por la copia de la llave.

Los comentarios en las redes sociales, no paraban de llegar, incluso varios whatsapp de amigos con diferentes soluciones y muchos dando ánimos, hasta que David Perlanegra, dio con la tecla, deposito o maleta, tú eliges pero eso se puede arreglar. Si iba a por la llave para poder abrir la maleta, la elección era clara, abrir el depósito, y la solución ingeniosa pero práctica. Meter el trozo roto en el depósito y con el resto de la llave completar la misma para abrirlo y “voile” se abre, magia pura. Con esto resuelto me pongo camino de Valencia a rescatar la famosa llave “roja” de Ducati.

Una vez allí, para no perder mucho tiempo Pablo, me propone el cambio de moto y dicho y hecho, en un periquete cambiamos todos los alchiperres, gadgets y tonterías y me pongo camino de Almería, serían las 2 AM cuando llegue al hotel, roto, cansado, agotado, sin ganas de nada, solo de darme una ducha caliente para relajarme. Cuando después de la ducha, miro el whatsapp, veo un mensaje de mi compañero de aventura, a las 8 AM, vestido de romano para ir al Briefing y salir. Mierda!!!!!, no tendría tiempo para descansar…….

8 AM, como un clavo después de haber dormido fatal, por no decir nada, allí estábamos en el vestíbulo del hotel listos para tomar café rápido y salir al Briefing. Cuando llegamos éramos de los últimos en hacerlo, la mayoría de las máquinas estaban arrancadas y todos listos, nosotros sólo a tiempo de enrollar el roadbook y poco más casi perdemos la salida neutralizada. De allí todos en procesión hasta la rambla de salida, y yo con un cuerpo serrano…………

13220988_10209286019006053_4366357368163142955_nAl llegar a la rambla, ya empiezo a encontrarme mal, no sé si por descansar poco, o por acojonarme de dónde estaba, al ver una buena alfombra de arena dónde paramos, si todo iba a ser así, lo iba a pasar muy mal con esa “vacaburra”. Los primeros participantes empiezan a salir, un placer ver dar gas al “Culebra”, va a saco, flota, navega, surfea la arena y va como un condenado, me repito a mi mismo, joder dónde estoy?.

El tiempo pasa y cada vez veo más trillado el terreno, yo quiero terreno duro, no arena movida por más de 100 motos, y nuestro turno se acerca. La gente nos mira con cara de asombro, somos la “extraña pareja” una Ossa 250 Enduro del año 73, una vieja gloria, al lado de la última maxitrail del mercado, aun sin estar en venta, solo en formato prueba, la Ducati Multiestrada Enduro. Todos me preguntan si se dónde estoy y la pena que da meter a esta joya en este berenjenal pero para eso he venido no?. 5, 4, 3, 2………….1 Gasssssssssssss, salimos decididos, ya pactamos que David Moral, navegara primero y yo detrás marcando distancias en el tripmaster, 300 metros de la salida, primer zigzag de izquierdas a derechas, David baja el ritmo, mierda estoy demasiado cerca, corto gas y la moto sencillamente se posa en la trampa de arena, eso no es nada, cientos de veces se me ha caído la Bmw y la he levantado sin problema, pero no puedo con la Ducati, no tengo fuerzas, lo vuelvo a intentar y nada, aviso a David, que me ayuda, pero tras 3 intentos, me he quedado sin aire. Dormir solo unos pocas horas, me puede salir caro. Al levantarla, me percato de los daños, el paramanos izquierdo cuelga del tubo del depósito del embrague, y es que ese es un fallo importante a corregir por Ducati, quien narices pone el depósito sujeto al paramanos? Poco Enduro ha hecho este diseñador. Menos mal que la cinta aislante lo puede todo y sin dudarlo lo sujeto al espejo retrovisor.

Seguimos rambla arriba, son más de 10km de rambla la que tenemos que sortear, la trazada es prácticamente una playa, las más de 120 motos han dejado aquello complicado para una MaxiTrail, estas motos puede sortear sin problema trampas de arena, pero tantos kilómetros surfeando 260kg, son muchos y poco a poco me voy agotando, ya he perdido la cuenta de cuantas veces hemos atravesado el hilo infecto de agua cenagosa, mal oliente y putrefacta que queda en la rambla, la moto apesta, la ropa se ha impregnado de ese nauseante hedor, y cuando lucho por seguir encima de la moto, David me grita, no por aquí no, para, tarde, estoy en un terreno demasiado blando en el que no puedo girar ni hacer mucho más que mantenerme en pie. Me bajo para girar la moto y es cuando mi deposito de azúcar se ha encendido y ha dicho que esta en reserva. Mi Desert ha terminado. Necesito quitarme todas las protecciones, tomar aire, descansar no puedo más. David, me mira perplejo, no se cree lo que apenas puedo balbucear, nos retiramos. Tras varios intentos de motivación, se da cuenta que estoy realmente jodido, sin aire, agotado. Le recuerdo que traemos plátanos y agua que me los de, necesito glucosa, potasio, lo que sea para subir mi azúcar. Me tumbo al lado del agua fecal, poco a poco cojo aire, y tal y como se fue, vino. Le digo a David, ahora o nunca, monta que nos vamos. Rápidamente me pongo toda la equipación me subo a la moto y cruzo raudo el arroyo, le grito por el intercom, vamos no voy a parar, y así de nuevo estamos en carrera, ahora soy yo quien abre camino, necesito salir de este terreno fangoso de agua y arena. Las trampas se suceden una tras otra pero ahora voy cogiendo fuerzas, bendito plátano, y llegamos al final de la rambla, el terreno se vuelve duro y ahora si ya puedo disfrutar que a eso hemos venido.

13237728_10209316493767903_8685071136388911291_nPoco a poco ascendemos terreno, tomamos un tramo de enlace asfaltado hasta llegar a un puerto por donde la pista asciende vertiginosamente, no es muy ancha, tan solo 3 metros no más, pero lo suficiente para ir dando gas y disfrutar del modo Enduro de mi Multiestrada. La Ossa se mueve a las mil maravillas, es curioso ver como esa reliquia va soltando un olor a aceite y gasolina, es una 2t, se mueve grácil por la pista, mientras los kilómetros van cayendo, pasamos viñetas de todo tipo, el roadbook, está bien detallado, y yo voy aprendiendo de las distancias, sensaciones y comportamiento de la MTS, es nuestro primer contacto con lo marrón y necesito entenderla, no quiero volver a “posar” la moto. Me encuentro muy a gusto, dar gas, cruzar la moto en curvas, esquivar socavones o subir escalones es una delicia. Sus suspensiones son extraordinarias, parece una moto mucho más ligera de lo que realmente es, se traga todo.

Comento con David, lo que nos han advertido unos compañeros sobre una subida de un 16% con el terreno roto por el agua, y que subiéramos por el lado izquierdo, máxima precaución y según estamos comentando esto, aparece a lo lejos el perfil de una subida que da vértigo. A mitad de subida vemos a varias personas, imaginamos que son asistencia, pero nos concentramos en subir lo mejor que podamos. Yo voy primero y le digo a David que le espero arriba, abro gas, 2ª la MTS me pide acción, la moto escarba como un toro, los baches y las rieras se suceden, el cubrecarter parece una sinfonía, los Pirelli Scorpion Rally, están trabajando al máximo. La MTS me pide más, 3ª sigo dando gas, la moto baila, surfea las grietas y subo escopetado, concentrado, tanto que casi no veo a la asistencia a mitad de subida, tan solo me centro en escoger la trazada correcta y en no parar de dar gas, y casi sin darme cuenta he llegado arriba, dónde una Vespa Raid, parece que ha dicho no puedo más. Asombrado hecho la mirada atrás y veo todo el perfil de la subida, joder como coño he subido, la leche, puedo volver a hacerlo?.

13227092_10209310030046314_9100206533398632962_nDavid sube al poco su Ossa ha necesitado subir en primera gas a fondo quizás ha sido demasiado pero no, no para sigue, esta a tope de energía y quiere más, wow, gassssssss. Seguimos la bajada del puerto entre pinares disfrutando cada vez más, ahora si, ahora ya nos hemos entendido, han tenido que pasar casi 100km pero al fin lo hemos conseguido y poco tiempo más llegamos a Macael, avituallamiento, comida, descanso.

Allí compartimos con Leo Carballo, Chomin y el Culebra como ha ido, les cuento mi odisea, para mi un triunfo, para ellos una anécdota más, pero no paramos de echar unas risas. Ahora nos toca espera a la nueva salida cronometrada, larga muy larga la espera, eso lo tiene que mejorar la organización, son casi 3 horas parados…

La segunda parte del raid, vamos mucho mejor, algo dormidos por la espera pero enseguida nos ponemos las pilas, el terreno es favorable, duro, con piedras sueltas, pero fácil, pasamos los controles con normalidad, incluso con adelanto, vamos a ritmo superior a los 40km/h marcado por la organización, pasamos viñetas de todo tipo y David me sopla por el intercom, que llega una zona “poco definida”, es que coño es?. No tardamos mucho en descubrirlo, donde antes era pista, ahora era sólo rodadas, donde antes eran rodadas, ahora simplemente no había nada una simple línea que intuíamos que había que seguir, entramos en una especie de pueblo abandonado y de repente el roadbook, marca una serie de “zigzag” imposible para mi Multiestrada, sumado a un desnivel fuerte que hay que solventar en unas decenas de metros. Hago la primera con mucha dificultad, el radio de giro es ENANO, miro y veo toda una jauría de KTM detrás de mi, dando gas en vacío, pidiéndome paso, quita esto no es para ti, aléjate. Me paro les doy paso y es cuando la escuela del trail me demuestra como se hace. Observo y aprendo, las KTM llegan al giro y derrapan de atrás y cuando la moto está cuadrada dan gas de nuevo para terminar de salir derrapando para hacer lo mismo en el siguiente giro. Pues dicho y hecho, si ellas lo hacen yo también. Doy gas fuerte, llego al giro freno de atrás y la moto desliza, voy cruzado y cuando estoy a medio giro, doy gas de nuevo para enfrentarme al siguiente giro. Lo que estoy disfrutando, pero sobre todo lo que estoy aprendiendo, con un par….

Mientras yo estaba en la escuela del trail aprendiendo, David había bajado todo ese tramo con la grácil Ossa, ligera, pequeña y por tanto alumno aventajado en este tipo de terreno, que grande!!!!.

De ahí ya enfilamos el camino de retorno, navegando por pistan ya más sencillas rectas, pero poco definidas también. Llega un tramo largo de pistas rápidas y a los largo vemos en contra dirección 6 KTM a todo gas, no sobrepasan y nos entran las dudas, nos habremos perdido?. Miro el “tripmaster” de la enorme pantalla TFT de la Multiestrada, y veo que nos quedan aun 5 km, sigo a mi ritmo mientras le canto a David por el intercom, que vamos bien y que son ellos los que se han perdido. Miro por el espejo y veo que vamos haciendo trenecito, las KTM van a nuestra cola, expectantes por ver dónde vamos, guiándoles. Efectivamente, medio escondido por matorrales sale un estrecho camino que va a dar a un puente, dónde debajo agazapados está el control de paso, mi sonrisa debajo del casco iba de un lado a otro, era mi pequeña victoria frente a las enduro. Una vez han recuperado la senda las KTM tiran largo y rápidamente se alejan, nosotros ya hemos hecho el trabajo, ahora toca navegar por los inicios de la rambla de regreso, la misma y asquerosa porquera del inicio, pero el paisaje me recuerda al tramo del DAKAR, donde navegan por el curso de un rio seco estrecho haciendo eses, donde apenas los camiones no pueden entrar…. Es una pasada. Y si, al fondo la dichosa rambla.

Opto por tomar un “fuera” de pista, el terreno es más duro, lleno de piedras, pero evito las arenosas roderas de todos los demás, vamos bien, perfectos, pero con ganas de llegar. El asqueroso fecal arroyo sigue ahí, que pesadilla. Ya vemos el puente y la carpa final, llegamos, y cuando ya decido incorporarme a la rodada, elijo mal, muy mal, 3 montículos de arena seguidos, parecen decirme, ven, ven y claro que voy directo a ellos. El primero perfecto, el segundo no tan perfecto, pero el tercero, la moto se clava y me lanza por encima de la pantalla…. Joder que hostia más tonta. De la nada aparecen de nuevo las KTM que antes orientamos y luego nos dejaron, es decir se volvieron a perder, me echan una mano y en apenas un minuto estoy encima de la MTS, para acabar……

De ahí al parque cerrado sólo era silencio, estaba agotado, sin fuerzas de nuevo y al llegar, todo el mundo nos mira, cuchichean, están perplejos, no caben en si. Aparcamos las motos nos bajamos y la gente viene curiosa a preguntarnos, y nos dicen; “No dábamos un duro por vosotros…..enhorabuena”.

13256336_10209288596070478_792290518495435633_n

Tras tomar una cerveza rápida, la necesitábamos de verdad, decidimos lavar las motos, el hedor es insoportable, apenas unos metros hay una Cepsa con lavadero, y allá que vamos, tras el pertinente baño con agua limpia, decidimos volver al hotel, pero la Ossa parece no arrancar…… pero eso es harina de otro costal.13267967_10209288937239007_8189534489607795202_n

Un saludo a todos.

 

 

Fotos: Adventure Trail Granada.Pablo Sancho.

Anuncios

15 comentarios en “Desert Adventure, una grata experiencia.

  1. Excelente relato. Gracias por compartirlo.

    Si. El año que viene acortaremos la parada a comer, como hemos hecho en anteriores años, solo que en este el Ayuntamiento en el que estábamos y que colaboró con la Desert, nos pidió foto de grupo… Eso, sumado a la logística que conllevan 170 motos, con sus controles, etc… Imagínate…

    Pero el año que viene como en anteriores, habrá hora de entrada y salida “corrida”.

    Lo dicho gracias por la crónica… Esperando la segunda parte… 😉

    Saludos!!

    Jorge

  2. Una pasada, mi enhorabuena por la ruta, hace unos meses realicé la ruta de la plata no se si la conocereis, y tuve también problemas con las maletas, por una caida tonta, suerte pude solucionarlo con un aparatoso vendaje como suele decirse, pero vaya todo salio a pedir de boca, estoy muy interesado en hacer una ruta por el desierto de Almeria próximamente, sabeís de alguna?
    Saludos
    Fran

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s