Ruta Riaza, Pueblos Negros y Sierra Pobre de Madrid

P1100380

25º a primera hora, apetece salir de ruta en moto, ayer me encontraba perezoso, pero hoy me siento con ganas de montar y evadirme de mis asuntos una vez que sales por la A1 en dirección a Buitrago, tomo el desvío a Gandullas, donde se encuentra una de las mayores estaciones de radio satélites de toda España utilizadas incluso por la NASA. Abro el casco y noto como el olor de la sierra invade mi nariz, ese olor inconfundible a romero, tomillo  y jaras típico de toda la zona.

P1100388

P1100386

Ya en dirección a Montejo de la Sierra atisbo un sinfín de robledales y hayedos, en esta zona se encuentra el bosque de hayas más septentrional desde Europa más abajo ya no hay. Las carreteras están en buen estado y llego a La Hiruela a través de su puerto, un pequeño pueblo de encanto singular que me trae viejos recuerdos, hace ya muchos años que lo visite por primera vez cuando empezaba florecer de nuevo con sus casas rurales y veo que todavía así se conservan eso me alegra mucho. Las casas típicas de una piedra negra como si fuera pizarra muy típica de la zona, todos los pueblos de alrededor tienen esa peculiaridad .

P1100397

Decido parar y tomarme algo refrescante en el único bar del pueblo, que está situado en la propia plaza. El pueblo sólo tiene dos calles la calle de arriba y la calle de abajo y junto a ellos el Ayuntamiento y una pequeña ermita. Me siento la terraza del bar sólo si oye el graznido de algunos pájaros la soledad invade todos los rincones, casi molesta hacer cualquier ruido. Junto a mi hay los trabajadores del ayuntamiento, quizás agentes forestales de la zona, que discuten animadamente sobre la actualidad política, los derechos sociales y arreglan este país como todos hacemos en un bar. Un perro pasa con un trozo de pan duro la boca, anda distraído no sabe muy bien qué hacer con él, quizás sea su botín y no sepa dónde esconderlo. El ambiente relajado de la plaza hace que estemos en silencio, no es necesario el reloj, este bar bien vale una  una pausa de reflexión.

P1100415

Inicio de nuevo la etapa del camino hacia Riaza, quiero coger una pequeña carretera que he visto el Google Maps, el navegador no la refleja, pero sé que está ahí, es la ruta más corta atravesando toda la sierra pobre y el inicio de los pueblos negros hasta llegar a la carretera y atravesar toda la zona de la Tejera Negra. Torpe de mi tomo un camino hacia la izquierda que me lleva al pueblo de el Cardoso y esto me obliga a volver a iniciar la ruta desde Montejo de la Sierra otra vez tengo que subir el puerto de la Hiruela, pero bueno no pasa nada el día bien lo merece, intentare estar más atento en ese desvío.

P1100410

Ahora si ya estoy en la carretera correcta, tiene un asfalto complicado a veces está roto, a veces está con un filme estupendo en la mayoría de los casos hay demasiada graba en las curvas tengo que tomar precauciones si no quiero ir al suelo, los Anakee 3 de Michelin  parece que no van muy bien en este tipo de superficie, se me van demasiado, no me dan confianza casi prefiero los Tourance EXP de antes, ideales para este tipo de superficie.

P1100418

Llego al desvío dos alternativas izquierda o derecha, según recuerdo en el Google Maps tendría que girar a la izquierda, el navegador ya está perdido el Garmin no reconoce la carretera y decido tirar a la izquierda, un poco más adelante me doy cuenta de que me vuelto equivocar la carretera acaba en un pueblo que no tiene salida y tengo que volver a desandar el camino hasta ese dichoso cruce, y tomar la única opción que me queda ahora hacia el pueblo del Corralejo, el navegador ahora que ha revivido y me marca que también la carretera acaba ahí. Buscar la carretera fantasma no está siendo fácil.

P1100420

Al llegar al pueblo del Corralejo veo que sale una pequeña carretera a la derecha con un cartel en estado ruinoso, pero leo algo parecido a “…Campillo de Ranas” está tremendamente rota casi sin asfaltar e indica cerrada por desprendimientos. Decido ir por ahí, total ya sería la tercera vez que me equivoco hoy y eso no me importa, tengo todo el día hasta llegar a Riaza. A medida que avanzo veo que la carretera me lleva hasta un pequeño río y lo que antes en una carretera rota, ahora es una carretera de hormigón con líneas transversales, muy incómoda decido poner el modo confort en el ESA de la Bmw porque sino es imposible se me saltarían hasta los empastes. A medida que pasan los kilómetros veo los desprendimientos esas piedras afiladas, las mismas que utilizan para las construcciones de las casas en los pueblos y que quedan en mitad de la carretera, pero afortunadamente hueco suficiente para poder pasar con la Bmw. Al llegar a esa zona de vaguada del río, la carretera se hace muy virada con unos altos desniveles entre las curvas, esos tornante me recuerdan a la ruta Alpes que hicimos hace pocos días. Metros más adelante es cuando me doy cuenta de que es la carretera correcta, el Garmin no ha la reconocido quizás por estar cortada, es una carretera que presumo que no tiene apenas tráfico y los desprendimientos parece que son frecuentes. Al coronar ese pequeño monte el navegador ha revivido y ya me indica la carretera del puerto de la Quesera que me lleva hasta Riaza,  Eureka lo conseguí!!.

P1100417

Nada más tomar esa carretera, la GU185, llego al pueblo de Campillo de Ranas seguido de Majaelrayo y a continuación el desvío hacia Riaza. Es una carretera muy poco transitada tampoco  y la vegetación invade parte de la calzada, es difícil circular así porque no ves bien quien viene de frente  pero me da que un viernes a estas horas muy poca gente vendrá por aquí, es más bien una carretera de fin de semana. Antes de coronar el puerto de la Quesera hago un alto en un lugar donde  parte  una ruta de Trekking denominada la “Cresta del Dragón”, y aprovecho a tomar unas fotos de esa magnífica ruta que yo ya he hecho.  Y ahora si directos a Riaza, por el puerto de Ríofrío, la plaza del pueblo me espera para refrescarme y comer algo.  Una cerveza con limón es lo suficientemente refrescante como para retomar el aliento, decido comer algo y le digo al camarero que me traiga la carta. Asombrado veo que un pincho de tortilla cuesta 14 € si, si 14 €, así que decido irme a la charcutería de enfrente del bar a comprarme una barra de pan y algo de jamón para poder saciar mi hambre. La cara del camarero es un poema, espero se haya dado cuenta que estos precios no son para un pueblo serrano.

Tras un breve descanso en uno de los parques de la salida de Riaza ha llegado la hora de regresar a casa, de acabar la ruta y de sentarme en mi sofá.

P1100427

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s